Gaston Silveira

Artista

El cielo gira, capaz de contar una historia con sus nubes y su clarísimo celeste impalpable. Con esponjosos cúmulos de aire se forman los personajes de las fábulas del campo celestial que nos brindan la luz del futuro terrenal que no podemos ver. Simples mortales solo vemos las apariencias de las cosas sin descifrar los códigos de la luz. Aquella que nos enceguece y nos nubla la razón enmascarándose de verdad absoluta. Muchas veces miro al cielo y no logró más que verme a mí mismo. El afuera se convierte en mis entrañas. El otro se convierte en mi. Pero esto se desvanece al descubrir la belleza de lo diferente. Reiteradas ocasiones me encontré observando las facciones de las personas que me rodean en momentos muertos en donde no se que hacer. Dentro de mí se despierta una fascinación en analizar los ojos, la forma de la cabeza, las facciones, la piel y sus tonos, la forma de su cuerpo, el pelo y su corte, etc.

Algunas veces encuentro colores únicos en el reflejo del iris y en el brillo del globo ocular antes de llorar por felicidad o tristeza. Todas las facciones de la cara hacen al todo y a su belleza, algunas ocasiones observo por separado y juego a modo de rompecabezas con otras posibilidades estéticas. Los labios, las orejas, las cejas, el mentón, los pómulos son ejes fundamentales para un rostro armonioso. Una parte de mi observación se centra en la forma del cuerpo y la relación con la cabeza, como si tuviera rayos láser puedo ver el torso, la cintura, la espalda, el largo de los brazos y piernas, etc. Como un medico forense voy cortando las capas de tela para poder llegar a la carne. No quiero llegar al mero exhibicionismo explicito de la desnudez porno bizarra, solo intento sacralizar el acto de contemplar lo maravilloso del cuerpo humano. No solo observo con detenimiento el interior, también lo que esta cubierto. La vestimenta data del tiempo en la que es hombre deja de ser nómada a sedentario. No solo nos vestimos para abrigarnos y protegernos del sol y el frío, usamos las prendas para compartir un estilo, las combinaciones de colores, de prendas y tamaños es asombrosa. Nunca puedo resistirme al mirar como la gente combina o no su ropa.

Icono web.png

Gaston Silveira